ESTUDIO SOBRE NUEVOS AUTORITARISMOS Y PROCESOS DE FASCISTIZACIÓN

¿Hasta qué punto la situación política actual favorece actitudes (una subjetividad política) que podrían ser síntomas de nuevas formas de autoritarismos y fascismos?

Pensemos en un perfil joven y de clase media. Personas que han vivido “el milagro económico” y que tienen (o han tenido) la pretensión de triunfar profesionalmente en su vida. Desde nuestro punto de vista, la crisis puede suponer la transformación de la imagen que tienen de sí mismos y de sus expectativas (en relación con la ideología neoliberal que ha imperado durante las últimas décadas), pero en vez de llevarlos a cuestionar la realidad con vistas a transformarla colectivamente, se han aferrado más fuerte a una postura individualista, competitiva, jerárquica y autoritaria. Esta postura se vincula fácilmente a ideas como “sólo hay una salida”, “no es momento de debatir, esto es demasiado grave”, “hay que gestionar el país como una empresa”, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “no podemos permitirnos asistencia sanitaria a todo el mundo”, “sanidad y educación para quienes puedan pagársela”, etc.

En definitiva, esta actitud:
– se siente cómoda con discursos abstractos y poco matizados como “todos los políticos son iguales”, “este país es una mierda”, “hay que irse de aquí”…
– reduce la política a un conjunto de soluciones técnicas a problemas socioeconómicos graves (empleo, inmigración, etc.) y la realidad social a hechos consumados, es decir, a algo que ya está dado y que no se puede cambiar.
– niega lo político, el diálogo y la deliberación, y tiende a confiar en soluciones prefabricadas para situaciones que se consideran inmutables.

¿Hasta qué punto estas actitudes constituyen formas de fascismo que actúan tanto a un nivel micro (en la vida cotidiana) como macro (incremento de discursos de este tipo, auge de partidos de ultra derecha)? Suponiendo que se extiendan discursos de negación de procesos colectivos de deliberación y se de una tendencia a abrazar soluciones técnico-administrativas que despolitizan los contextos y las problemáticas individuales y colectivas, ¿qué pasaría si alguna fuerza política o movimiento social canaliza estos microfascismos o micro-autoritarismos? ¿Se pueden revertir estos procesos? ¿Cuáles son los puntos débiles de estos discursos y cómo comunicarlos?

Para llevar a cabo este estudio hemos pensado tres maneras de analizar los discursos de personas asociadas a esta actitud o forma de ser:
– entrevistas individuales
– entrevistas colectivas
– análisis de comentarios en internet, tanto en redes sociales como en prensa digital (www.elmundo.es, por ejemplo, nos parece un espacio donde abundan estos perfiles).

Vamos a empezar con este tercer punto para, desde ahí, plantear las entrevistas. Como acabamos de iniciar este proyecto aún estamos diseñando las formas de trabajar en equipo y a distancia. En breve estará listo ¿Te apetece participar?

Para participar, escribe a analisis.sol.tomalaplaza+participa[arroba]gmail.com.

Esta entrada fue publicada en Estudios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ESTUDIO SOBRE NUEVOS AUTORITARISMOS Y PROCESOS DE FASCISTIZACIÓN

  1. Juan Sevillano Ayora dijo:

    Vale. ¿Qué hay que hacer?

  2. Uno dijo:

    Interesante: deberian incluirse en este estudio los totalitarismos (fascismos) de extremas afines tambien, esto es extrema izquierda, hembrismos y/o segregacion feminista, clasistas de la educación que señalan al ignorante y no lo ayudan y ese tipo de cosas. Hay prejuicios dentro y antes de señalar fuera con autoridad moral hay que ver por que no vemos nuestros totalitarismos. Desde mi punto de vista, en estos colectivos, tanto como en sus opuestos extremos la retroalimentacion que se estanca favorece el sectarismo y a personas dañinas que maximizan su yo a traves de colectivos sociales y no como individuos del signo que sean, manteniendo el conflicto y no trabajando en la solucion. Quiza veriamos por que esto ya no crece si razones no faltan. Donde se apunta uno?.

  3. Gracias! Para participar, escribid a analisis.sol.tomalaplaza+participa[arroba]gmail.com.

  4. Piedra negra dijo:

    Gracias por mantener este espacio de comunicación e información cuando la cerca del autoritarismo se estrecha. Gracias

  5. Jose dijo:

    El capitalismo ha formulado su tipo ideal con la figura del hombre unidimensional. Conocemos su retrato: iletrado, inculto, codicioso, limitado, sometido a lo que manda la tribu, arrogante, seguro de sí mismo, dócil. Débil con los fuertes, fuerte con los débiles, simple, previsible, fanático de los deportes y los estadios, devoto del dinero y partidario de lo irracional, profeta especializado en banalidades, en ideas pequeñas, tonto, necio, narcisista, egocéntrico, gregario, consumista, consumidor de las mitologías del momento, amoral, sin memoria, racista, cínico, sexista, misógino, conservador, reaccionario, oportunista y con algunos rasgos de la manera de ser que define un fascismo ordinario. Constituye un socio ideal para cumplir su papel en el vasto teatro del mercado nacional, y luego mundial. Este es el sujeto cuyos méritos, valores y talento se alaban actualmente. (Michel Onfray, “Política del rebelde. Tratado de resistencia e insumisión)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s