Occupy Wall Street, 17/S

A las 12:00 del mediodía había programada una charanga en Bowling Green Park, al lado del famoso toro dorado. Se instaba a los asistentes a traer guitarras, tambores y armónicas, y así han hecho unos cuantos. Poco más tarde, sobre las 15:00, se celebraría la asamblea general en el One Chase Manhattan Plaza, situado en la Williams St., a pocos pasos de Wall St. y de la Bolsa. Conviene recordar que el One Chase Manhattan Plaza es un rascacielos que pertenece al Chase, banco del que fuera presidente uno de los Rockefeller. Es muy común en Downtown, y particularmente en el Distrito Financiero, que ciertas zonas que no son edificio ni acera (a veces es complicado entender qué son) sigan siendo, sin embargo, propiedad privada. Parques, plazas y pequeños jardines; trozos de calle sin edificar, en todo caso, que no son propiedad de la ciudad de Nueva York, pero que usan viandantes y turistas como si lo fueran. Pues bien, la asamblea general se iba a celebrar en una zona de este tipo, propiedad del Chase. Sin embargo, la policía había montado un dispositivo que impedía el acceso a varías calles del perímetro y a estas zonas de acceso libre de edificios como el Chase y otros tantos. Hileras de policía cortaban calles y accesos a  edificios, lo que obligaba a quienes íbamos a pie a dar una serie de rodeos para recorrer la zona donde estaban convocadas las acciones. Habían diseñado una pequeña ratonera para controlar posibles espontaneidades y salidas de tono de los manifestantes.

Los convocantes de la Asamblea General de NYC esperaban conseguir los 20.000 asistentes, mientras que la policía ponía el mínimo en 5.000, aunque estaban de sobra preparados para la cifra grande. Al final han asistido en torno a mil, yo diría que menos. He comprobado que los medios españoles no han hecho referencia a la presencia policial, que me parece lo más notable y noticioso de lo sucedido hoy. Ante tantísimo madero en los alrededores de Wall St. y las vallas a modo de barricadas que cortaban directamente las calles a vehículos y peatones, los asambleados se han mudado al Zucotti Park, en Liberty St.; otro parque privado de la zona. (Mirad la entrada en Wikipedia y podréis comparar cómo es el parque vacío y cómo de lleno estaba cuando tiré las fotos: http://en.wikipedia.org/wiki/Zuccotti_Park). El Zucotti estaba literalmente acordonado por la policía, que había cerrado al tráfico las salidas este-oeste. Es llamativo ver calles cortadas por hileras de policías de camisa que casi no modifican posición. No vi un solo agente de choque (tipo antidisturbios) Una cosa anecdótica, pero no tanto: el Zucotti tiene instalado un enchufe en cada módulo o macetero donde hay un árbol plantado. Puedes cargar tu cámara, tu móvil y tu portátil allí. Así lo hacían. Gratis, parece.

Por las calles de Manhattan

Podría insistir un poco en tratar de elaborar un perfil para la población, pero carezco de datos y la única generalización plausible que puedo ofrecer se debe a una mínima observación y toma de contacto durante el día de hoy. (Mayoría menor de 35, presencia parcial de estética punki, y algún que otro asistente –no muchos, pero vistosos– con el rostro parcial o totalmente oculto tras máscara o pañuelo). Parece que los convocantes pertenecen a grupos anteriormente articulados y con una cierta tradición política. Es algo que mencionan de pasada los medios de comunicación españoles. Una buena parte de los asistentes han acudido como facciones, portando pancartas y lemas propios. Los más vistosos eran los socialistas democráticos o socialdemócratas, que durante un rato largo han estado dando vueltas a la plaza al modo en que los norteamericanos nos tienen acostumbrados. Parece que no hay “demonstration” si no das vueltas en círculo coreando lemas y agitando pancartas, aunque el perímetro no supere los pocos metros cuadrados. Lo importante es moverse.

La Asamblea me pareció algo desorganizada en cuanto a contenidos y a procedimiento. Se caía un poco en el “qué hay de lo mío”, en reflexiones personales o en instigaciones de alborotadores sin respuesta por parte de los asambleados. Es curioso, porque han colgado en su web y usan unas directrices de método asambleario salidas de Sol (no tengo claro en qué versión). Una cosa muy interesante de la organización es el protocolo de actuación. Tienen muy bien preparadas las respuestas ante una posible confrontación con la policía: han explicitado y publicitado todas las leyes que intervienen en estos casos. Aparecen como información esencial en la página y los flyers. Además, han habilitado dos números de teléfono para informar sobre detenciones o pedir ayuda o asistencia legal.

Sobre las 17:00 hemos salido de Liberty St., camino de Wall St. en un movimiento nada espontáneo. Lo digo porque estaba justamente en la esquina de la plaza desde donde han salido los manifestantes y he visto cómo se organizaban para provocar la marcha. La Policía nos ha mantenido permanentemente en la acera mientras avanzábamos mediante hileras de motos y coches que casi hacían imposible salir del pelotón. Para mi ha sido lo más impresionante, ya que la Policía prácticamente ha diseñado el itinerario por donde caminaban los manifestantes. La marcha ha recorrido diversas calles, algunas de las cuales estaban estratégicamente cortadas en un punto por la policía, hasta llegar a Wall St. La estrechez de estas calles y la altura de los rascacielos que se apelotonan sin contemplación en este cacho de ciudad, amplificaban el efecto eco de los gritos, de entre los cuales me quedo con el “Whose streets? Our streets!”, que, cerca ya de la Bolsa se ha convertido en “Wall Street, our Street!”. A la llegada a Wall Street, la policía ha impedido que la vanguardia de la manifestación siguiera avanzando por donde no estaba cortado (la esquina de Williams con Wall hacía el norte), “obligándonos” a quedarnos de pie ante las barricadas policiales que protegían el perímetro de la Bolsa. Se ha dado una situación interesante: justo en el edificio que teníamos encima se estaba celebrando algún tipo de fiesta de ejecutivos, que se asomaban desde unos balcones de techos altísimos en el primer piso. Se pavoneaban copita de champaña en mano, hacían que brindaban con nosotros y saludaban. Ha habido algo así como una conversación. Desde abajo se oían cosas del tipo “your days are numbered!”. Poco después aparecían las lecheras repletas de policías, que seguían siendo policías “de camisa”, pero a los que se notaba mucho más grandes y fuertes, mucho más preparados para la acción. Dispersión lenta y vuelta a Liberty St., donde se ha vuelto a celebrar una asamblea más tarde, sobre las 21:00. A las 22:00 estaba previsto un desalojo porque, la empresa propietaria del parque donde estábamos así lo había decidido (eso se decía en los corros). Parece que han cedido finalmente y han permitido que la gente pase allí la noche

Tenemos suerte, porque tendremos buen material audiovisual del Occupy Wall Street. Me encontré con dos compañeros de Audiovisuales de Sol que han venido a Boston a hacerle una entrevista a Chomsky para el documental sobre el 15m que están grabando desde que comenzó todo. Aprovechando su viaje al MIT, se han venido a NYC y lo han grabado todo. Es un lujo informativo.

V. M-R NYC, 17-09-11

Esta entrada fue publicada en Análisis 15M y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s