Londres llama

Quien siembra la miseria, recoge la rabia.

Llamamiento a manifestarse, Sábado día 13 de Agosto, Dalston, London 13:00.

La policía inglesa asesinó el pasado 4 de agosto a Mark Duggan, un joven taxista afrocaribeño de 29 años, padre de cuatro hijos. Había sido detenido en una operación contra la delincuencia en el barrio inglés de Tottenham. La policía trató de falsear los hechos acusando a Duggan de haber disparado contra la policía, pero Duggan no disparó, como pudimos saber después.

Si Londres y buena parte de Inglaterra han ardido estos días no es sólo por este crimen. La rabia tiene unas raíces mucho más profundas, aunque éste haya sido el detonante. Este hecho criminal ha supuesto la constatación de algo que la mayoría de habitantes de los suburbios y barrios obreros de Inglaterra (y de buena parte del mundo) ya saben: que su vida vale menos que nada. Que en condiciones capitalistas, no quedará más que soportar la ignominia de la explotación laboral, de la exclusión, del racismo, de la precariedad y la marginalidad. No se trata sólo de que la policía pueda asesinarte a sangre fría (como ya ocurriera en plena paranoia antiterrorista estatal con el asesinato en el año 2005 del trabajador Juan Carlos Menezes en el metro de Londres cuando volvía del trabajo, cuando volvía del salario) sino de que apenas existen posibilidades de desarrollar una vida digna en estos barrios.

Entonces la violencia, la rabia estalló en las calles. Lo hemos visto en Tottenham. Pero ya lo vimos en Clichy-sous-Bois hace cuatro años. En Exarcheia hace tres. En Legazpi poco más de dos. Polis haciendo su trabajo en los barrios obreros. Criminalización. Represión. Violencia. Mientras tanto, además de con los recortes y la violencia cotidiana, los Estados continúan con sus guerras capitalistas e imperialistas, matando a civiles impunemente. Muertos que parecen menos muertos, sólo por el hecho de estar a algunos miles de kilómetros. Y nadie les acusa de bárbaros.

El estallido de violencia de estos días responde únicamente a las condiciones cada vez más miserables de existencia que los gobiernos democráticos imponen a las comunidades. Los intentos por ver en este acontecimiento la manifestación criminal en masa de unos bárbaros nihilistas o animales que atentan contra el bienestar sólo demuestran el interés velado (cada vez menos) en que unos pocos sigan asegurando sus privilegios sobre todos los demás. La miseria y la marginalidad se extienden por doquier. Marginalidad que el capitalismo necesita y potencia para, llegado el momento, poder criminalizar las protestas o luchas que se pongan en marcha. En estos barrios, los centros sociales comunitarios se han visto reducidos en un 75% debido a los recortes del gobierno inglés. Recortes que afectan por igual a la educación, sanidad y otros servicios públicos. Las cárceles están llenas de pobres en la vieja Europa. Por eso, este acontecimiento, esta revuelta, no puede ser pensada sin contar con lo más real, lo más concreto del día a día de estas comunidades.

Por ello, no hay que olvidar que las luchas de las organizaciones de estudiantes, sociales, políticas y sindicales unidas en distintas plataformas populares contra los recortes (UK-Uncuts), ha sido intensa, combativa y ejemplar durante estos últimos años. Hace unos meses, 500.000  personas salieron a las calles y obligaron a cerrar los comercios del centro de Londres. El Estado respondió aplicando sus despreciables técnicas de control social. Se okupó Hyde Park en una jornada de lucha por toda la ciudad que la prensa supo criminalizar también a tiempo. El pasado 30 de Junio, 800.000 trabajadores del sector público se pusieron en huelga. Hace dos meses 2.000 vecinos de los barrios del Este de Londres se manifestaron frente a una comisaría, pero nadie les escuchó, parece.

A día de hoy 1.600 jóvenes han sido detenidos en Londres. Más de la mitad son niños. La policía, con ayuda de los medios capitalistas, ha forrado las estaciones de metro con fotografías des estos jóvenes captadas por las cámaras de vigilancia “democratizando” y haciendo extensible el siniestro trabajo policial al resto de los ciudadanos que se asustaron demasiado estos días imaginando que aquellos bárbaros podían entrar a sus salones… El fascismo popular salió también a escena, arengado por la mafia política del capital (que siempre se escuda en La Nación…), empuñando sus escobas y dispuestos limpiar las calles de Inglaterra de “basura”. Mientras, de noche se efectuaba el contraplano del consumo capitalista: pillaje y derroche de las mercancías. Luego vimos cómo la venta de bates y armas parapoliciales se disparó en toda la ciudad. Tres jóvenes murieron días después.

Lo peor es cuando la desconfianza, esa que trata de instalar el capitalismo entre cada vida y cada cuerpo, se convierte en la norma. Frente a ello, frente a la violencia del Estado, no nos cansaremos de hacer llamamientos a la lucha, a la solidaridad y a la ayuda mutua.

Por eso, mañana sábado 13 de Mayo, a las 13:00 en Dalston, la recién creada Asamblea del Norte de Londres[1], ha llamado a los vecinos a manifestarse en las calles. Contra la criminalización de los jóvenes parados, exigiendo la retirada de los recortes en los servicios sociales de la comunidad y también en solidaridad con todos los afectados por las revueltas.

Y La lucha sigue.


[1] “This march is called by The North London Assembly, a temporary Assembly which saw 70 local community activists meet at the North London Community House on Tuesday 9th August to discuss our reaction to the riots of early August in Tottenham and Hackney. It includes people from many Turkish and Kurdish community groups, like Day Mer and Gik Der, and also the Haringay and Hackney Alliances for Public Services who are all supporting this march” http://bristol.indymedia.org/article/705439 North London Unity Demonstration supported by the Haringey Alliance for Public Services, Hackney Alliance for Defending Public Serices, Day-Mer (Turkish and Kurdish Community Centre), NLCH (North London Community Centre), Day-Mer Youth, Alevi Cultural Centre, Fed-Bir, Kurdish Community Centre: Roj Women, Halkevi, Gik-Der (Refugee Workers Cultural Association). Britania Peace Council: Hundred Flowers Cultural Centre. TOHUM. Socialist Party, Youth Fight For Jobs, Right To Work, Red Pepper.

***

Esta entrada fue publicada en Textos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s